Tintori pide a Maduro que abra un canal humanitario en Venezuela

La campaña «#RescataVenezuela» hizo ayer escala en Madrid, promovida por la Asociación Civil de venezolanos en España. Su objetivo: recoger medicamentos y comida para un país que, como reconocía ayer Lilian Tintori, esposa del opositor encarcelado por el régimen chavista, Leopoldo López, «se está uniendo y estamos consiguiendo la paz y la reconciliación con algo muy doloroso, la muerte: por falta de alimentos, de medicinas y por la violencia. No queremos más pérdidas humanas», subrayó ante la pequeña carpa situada a los pies de la estatua ecuestre de Carlos III en la Puerta del Sol, que desde las 10 de la mañana y hasta las ocho de la noche almacenó donativos tanto de venezolanos exiliados como de ciudadanos españoles.

En una de las colas, frente a una de las mesas para entregar los donativos, se encuentra Rosa, de 62 años. Economista en el pasado, ahora es pensionista. Ha llevado en una bolsa guantes, colectores de orina, inyectores, marcarillas… Dejó Venezuela hace tres meses para intalarse en Madrid, con su hija. Confiesa que con la pensión, allá en isla Margarita, «ya no me daba para una bolsa de comida. Además no llegaba nada, pues los ferrys ya no circulan», explica a ABC. Sobre Maduro opina que es «un dictador, disfrazado de democracia. Quebraron el país. Ya no hay petróleo y ahora se están apoderando de los sueldos y de los activos. Venezuela es ahora un rico país pobre», lamenta.

Las razones que llevaron a Daniel, de 31 años, a salir de Venezuela son distintas: «la inseguridad del país». Lleva ya dos años en Madrid. Reconoce que cuando dejó su país «no estaba tan mal la situación económica como ahora, pero la inseguridad era insoportable». Se muestra esperanzado. «Todos esperamos que a través de la via legal se pueda hacer algo para revocar esta situación, pero es muy difícil después de 17 años». El tiempo que lleva el chavismo en el poder en Venezuela. Tiene claro que quiere regresar cuando mejoren las cosas. «Quiero volver y reconstruir el país».

Tras pensárselo mucho, Ayerín, de 26 años, siguió los pasos de su novio Daniel, con el que lleva 13 años de relación. «Nunca pensé en marcharme de Venezuela». Sin embargo, la inseguridad que se vive en sus calles (es uno de los países más violentos del mundo) le hizo la vida muy difícil. «Nos robaron en el coche, poniéndole una pistola a mi padre en la cabez», recuerda. «Al mes me volvieron a robar y tomé la decisión. Al principio estaba exceptica, pero después no. Me marché no por la falta de cosas sino porque llegó el momento en que tenías que elegir entre tu vida o tu país».

150 toneladas de productos

Durante la recogida, la esposa de López estuvo acompañada por el cantante venezolano Carlos Baute, portavoz de la campaña en Europa, quien insistió en que esta iniciativa «no tiene ningún color político, la enfermedad no tiene raza ni color, ni las medicinas. Estamos aquí unidos para salvar vidas».

«#RescataVenezuela» ya ha recalado en Bogotá, Miami, Nueva York y París, y lo hará tambien en casi una docena de localidades españolas –Vigo, Bilbao, Tenerife, Barcelona, Valencia y Andalucía–. De momento, han recogido alrededor de 150 toneladas de productos que no están llegando a su destino. «Ya varias ONG han intentado llevarlos, como Cáritas, porque en Venezuela hay un 95% de carencia de medicamentos y un 75% en medicinas de alto costo, pero Maduro lo ha bloqueado». De ahí que Tintori pidiera ayer desde España al presidente Nicolás Maduro «que abra el canal humanitario, ya hay contenedores llenos de productos médicos que no tenemos en Venezuela. Necesitamos que entren», reclamó.

A preguntas de los periodistas, la mujer de López no quiso pronunciarse sobre la conversación que este mantuvo hace unos días en la cárcel de Ramo Verde con el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. «Solo ellos pueden hablar de ella». Pero sí dejó claro que su marido «no negoció nada. No se negocia la democracia, ni los valores ni la libertad. No se negocia un país que está en crisis».

La casualidad –o no– hizo que la carpa de Tintori estuviera colocada a unos pocos metros de otra de Podemos, para recoger firmas «para problemas de España», nos espeta un señor cuando le preguntamos cuál es el motivo de estar ahí (el tenderete morado lleva días situándose en el mismo lugar, nos indica la policía municipal). Muchos venezolanos que acudieron a donar medicinas vieron en ello una provocación y hubo un cierto intercambio de descalificaciones que caldeó aún más el ambiente (la temperatura superaba los 30 grados), hasta el punto que la policía municipal pidió refuerzos; para otros era una manera de enviar un mensaje: «tal vez España tenga que pedir medicamentos un día».

 

Vía: http://www.abc.es/internacional/abci-tintori-pide-maduro-abra-canal-humanitario-venezuela-201606080157_noticia.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.