Arroz, harina y aceite… la frontera que separa a Venezuela y a Colombia

Así fue el primer día de cruce masivo de la frontera, permitido por el presidente Nicolás Maduro.

Centenares de personas cruzaron este domingo por el puente Simón Bolívar.

Varias filas de cientos de personas ocupan parte de las aceras de la avenida sexta, en el centro de Cúcuta. Cargan con tantas bolsas como fuerzas les quedan. Son parte de los más de 35.000 venezolanos que el domingo han cruzado la frontera entre Venezuela y Colombia hasta esta ciudad en el noreste del país. Han comprado productos de primera necesidad: papel higiénico, aceite, azúcar, harina pan, café, leche… Y se han dejado el equivalente a dos salarios mínimos en su país (15.000 bolívares mensuales, unos 15 dólares en la tasa del mercado negro). Ni el esfuerzo ni la factura les pesan. No saben cuándo podrán volver a pasar y llevan esperando este día casi un año, cuando el presidente venezolano, Nicolás Maduro, decretó el estado de excepción y cerró su lado de la frontera.

La madrugada del domingo (hora colombiana) la policía metropolitana de Cúcuta informó a las autoridades colombianas de que miles de personas esperaban al otro lado del puente Simón Bolívar, uno de los tres puntos terrestres (de un total de cuatro) que conecta ambos países y que se abrió el domingo. Habían acudido para comprobar si era verdad el rumor que circuló el sábado en redes sociales y en algunos medios de comunicación: por segunda vez en esa semana, la guardia bolivariana iba a permitir el paso a ciudadanos venezolanos después de que el pasado jueves 500 mujeres, autodenominadas las Damas de Blanco, presionara a los agentes hasta conseguir cruzar. Cuando José Gregorio Vielma Mora, gobernador de Táchira, estado fronterizo, declaró que Maduro había ordenado que “el cerco se levantara”, el chisme se convirtió en realidad y las expectativas se desbordaron.

“Sabíamos que algo podía pasar, pero no esperábamos esta llegada tan masiva”, dice David Castro, responsable administrativo del supermercado Los Montes, uno de los comercios que vendió un 190% más que un domingo normal desde que se cerrara la frontera, según datos de Fenalco Cúcuta (Federación Nacional de Comerciantes). “Aunque nos faltaban algunos productos por el paro de transportadores, los básicos, los que ellos compran, los teníamos”, asegura. Para dar respuesta a los miles de venezolanos que se han acercado al establecimiento han tenido que reforzar el personal -40 personas, suelen ser 10-, a ciertas horas del día han cerrado las puertas para que pudieran comprar con tranquilidad y les han facilitado autobuses gratuitos para volver a la frontera.

En la fila, esperando el transporte que les lleve de regreso a Venezuela, un grupo de mujeres de distintas edades y condición social (han preferido no decir su nombre) abren las bolsas de la compra. “He gastado unos 50.000 pesos (17 dólares), en San Cristóbal [a unos 30 kilómetros] ya no encuentro toallitas higiénicas [compresas] ni medicamentos para el dolor de cabeza”, explica. La harina pan la han conseguido a 3.000 pesos (menos de un dólar), en el mercado negro, el del bachaqueo, les cuesta entre 2.000 y 2.500 bolívares (unos 2,5 dólares). “Si mañana vuelven a abrir, vendré, no me importa gastar todo mi dinero, en Venezuela no queda nada”, cuenta otra.

Llega el bus, la policía les acompaña para evitar cualquier problema desde que entraron a Colombia. “Un operativo de 1.000 hombres ha velado porque el tránsito haya sido tranquilo”, explica Gustavo Moreno, director de la policía fiscal aduanera. “No se ha producido ningún incidente”. Antes de subirse, algunos gritan. “¡Gracias, Colombia!, ¡viva Colombia!”. Hacía mucho tiempo que no veían tanta comida junta en una tienda, cuentan, algunos han recorrido hasta 13 horas para conseguirlos, como Efraín López, llegado del estado de Falcón. En la fila hay tantas ciudades de origen como personas.

Cuando llegan a La Parada, el barrio que linda con el puente Simón Bolívar, algunos aprovechan para hacer las últimas compras. La rutina de los comerciantes, las casetas de cambio de divisas y de los carretilleros que ayudan a transportar bultos de un lado a otro de la frontera se paró hace menos de un año con el cierre. Durante la última semana han recuperado, en parte, su ritmo diario. “Todo empezó cuando abrió la trocha”, explica una de las cajeras del almacén El Triunfo mientras atiende a un ritmo desenfrenado a los clientes venezolanos. Se refiere a uno de los caminos ilegales para cruzar, a pocos kilómetros, a un precio de unos 60.000 pesos (algo más de 20 dólares), dependiendo del día. Su tienda está a rebosar: “Hemos hecho el doble de venta”. En el suelo, al lado de la caja, en una bolsa de papel va acumulando los bolívares. “Cobramos con un recargo del 0,25”, precisa.

A las ocho de la noche, dos horas después del primer cierre anunciado, el puente Simón Bolívar recoge a los últimos venezolanos. En el primer control, el colombiano, se encuentran con policías, militares, migración y agentes de la DIAN (el organismo de Hacienda) que comprueban que no lleven otra cosa en las bolsas que no sean víveres. Unos metros más adelante, la guardia bolivariana vigila, pero no solicita ningún tipo de documentación. “La mayoría ha regresado”, asegura Víctor Bautista, asesor en asuntos fronterizos de la Cancillería de Colombia. “Las mesas de trabajo entre ambos países continúan y de hoy en 20 días los cancilleres se reunirán”. De lo que suceda el lunes solo tienen un dato: se mantienen los corredores humanitarios para escolares y enfermos que funcionan desde el pasado agosto. Los venezolanos albergan la esperanza de que se vuelva a abrir la frontera. Aunque nadie sabe con certeza cómo amanecerá el Gobierno de Maduro.

 

Vía: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/07/11/colombia/1468200200_093110.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.