Las «geniales» ocurrencias de Maduro para dar de comer a Venezuela

El líder venezolano acumula medidas de excepción en los últimos meses para solucionar la escasez en el país, pero ninguna da resultado.

Subida de la gasolina y devaluación del bolívar.

En febrero Maduro decidió muy tarde, para ser exactos 20 años después, ajustar el precio de la gasolina con un incremento de 1.500%. También devaluar el bolívar un 300%, flexibilizando el control del cambio. El dólar preferencial pasó de 6,30 a 10 bolívares y el flotante o viajero denominado «Dicom» de 200 a 650 bolívares.

«Gallineros verticales» y agricultura urbana.

Creó el Ministerio del Poder Popular para las Comunas y la Agricultura Urbana. Se trata de crear «gallineros verticales» y toda clase de animales y aves de corral en los pisos y viviendas. Es la granja en las residencias para el consumo familiar.

Programa «agrícola vertical».

Sembrar tomates, pepinos y lechugas en los balcones y ventanas de los pisos residenciales. Es el programa agrícola vertical y urbano para el consumo privado.

«Soviets» para el abastecimiento.

Creó los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) inspirados en los antiguos «soviets» que distribuyen bolsas de comida a los censados por el partido del gobierno. Es discriminatorio y excluyente. Solo los militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela tienen acceso. El 50% de la población que se beneficia se queja de que la bolsa solo les llega una vez al mes y no siempre y cada vez con menos productos.

Trabajo forzoso temporal.

Decretó el trabajo forzoso, que consiste en que las empresas públicas y privadas y funcionarios están obligados a ceder a sus trabajadores para que vayan a trabajar en el campo y producir alimentos, lo cual es inconstitucional e ilegal.

Militarización de la economía.

Militarizó la economía entregando la función de los «Clap» al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, ahora encargado de la Gran Misión de Abastecimiento Soberano y Seguro. Los militares tienen ahora luz verde para tomar las empresas y su producción. La empresa Alimentos Polar denunció hoy que los uniformados y la Superintendencia (Sunagro) confiscaron 14.000 kilos de alimentos y productos de su sucursal de San Fernando de Apure, al sur de Venezuela, «empiezan por una inspección y se llevan todo después».

 

Vía: http://www.abc.es/internacional/abci-geniales-ocurrencias-maduro-para-comer-venezuela-201608020117_noticia.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.