Colega, ¿dónde están mis bitcoins?

Hace ya algunos años visité el primer cajero de bitcoins instalado en España y, para escribir mi experiencia con él, compré 20 euros en bitcoins y me olvidé de ellos por completo. Hace unos meses, por curiosidad, fui a consultar mi monedero y me llevé una sorpresa: no tenía forma de acceder, la página no existía y no encontraba mis bitcoins por ningún sitio.

Aunque mi caso se solucionó y sí que recupere mi moneda virtual, la red está llena de casos similares al mío. Si pierdes tu cartera normal, es una faena y perderás el efectivo que tienes dentro pero puedes pedir duplicados de tus tarjetas. Si pierdes la clave de acceso a tu banco virtual, siempre puedes solicitar otra. Con los bitcoins es más difícil: si pierdes la contraseña de tu monedero o si recurres a un servicio de terceros que deja de funcionar, también perderás tu dinero.

¿Cuántos bitcoins se han perdido para siempre?

En la actualidad existen más de 15,7 millones de bitcoins en circulación pero ¿cuántos realmente siguen siendo accesibles y cuántos están perdidos? Si bien las transacciones de bitcoins son públicas y pueden consultarse, hacer esta estimación es más difícil, ya que es complicado distinguir entre bitcoins que simplemente alguien tiene en su cuenta sin gastar y bitcoins que han quedado olvidados.

Según un estudio realizado por The Genesis Block el año pasado, el 35% de bitcoins existentes por aquel entonces no se habían utilizado en transacciones desde 2011. Según ellos, la mayoría podría corresponderse a bitcoins perdidos (y, con el cambio que existía entonces, estaríamos hablando de 1.230 millones de dólares). Insisto en que se trata de una estimación, ya que es imposible conocer la cifra real.

John Ratcliff, ingeniero de NVIDIA, publicaba también su propio estudio el año pasado y ofrecía una conclusión parecida: “Aunque no hay una forma de conocer con absoluta certeza el estado de las monedas “zombies”, al observar la tendencia en el tiempo es probablemente seguro asumir que la mayoría de ellas, aproximadamente un 30% de todos los bitcoins minados hasta la fecha, están irrevocablemente perdidos para siempre”.

¿Cómo puedes perder tus bitcoins?

¿Y si tienes el monedero en tu PC y se daña el disco duro?

Vale, pero ¿cómo se pierden exactamente los bitcoins? Para los que todavía no estén demasiado familiarizados con esta moneda virtual, los bitcoins se almacenan en monederos virtuales. Estos pueden ser de distintos tipos. Por un lado están los de escritorio o móviles (bien en un PC o bien en un smartphone), con los que tu clave privada (la que te permitirá gastar luego esos bitcoins) queda almacenada en tu PC.

Seguro que, a la vista de estos dos tipos de monederos, ya se te ocurren sus principales problemas. ¿Qué pasa si utilizas la versión instalable en tu ordenador y pierdes el disco duro, o éste se quema, o…? Pues que perderías tu monedero y, por tanto, tu clave privada y, por tanto, tus bitcoins. Imagínate que fuiste de los primeros que minó bitcoins a modo experimental, o que simplemente compraste (y te olvidaste) bitcoins cuando estaban muy baratos… Si formateaste el ordenador sin guardar una copia, los has perdido.

Uno de los casos más célebres es el del británico que en 2013 tiró a la basura un disco duro que contenía la clave privada de un monedero de 7.500 bitcoins (unos 9 millones de dólares de la época). No tenía copias y nunca lo recuperó. Es tan sólo un ejemplo (y uno bastante más exagerado), pero hay muchos otros casos.

De hecho, Mike Hearn (desarrollador en la Bitcoin Foundation) asegura que ésta suele ser la principal causa de pérdida de bitcoins. ¿Cómo evitarlo? Pues parece lógico: haciendo copias de seguridad. Primero asegúrate de que el cliente esté cerrado y luego copia el archivo wallet.dat donde vayas a realizar la copia de respaldo. O, si no quieres hacerlo a mano, puedes usar otros sistemas de backup automáticos y periódicos.

También puedes perder la contraseña de cifrado…

Aunque los monederos de escritorio bitcoin no están cifrados por defecto, el cliente ofrece la posibilidad de cifrarlos utilizando una contraseña: de esta forma si alguien entra o utiliza tu ordenador, no podrá utilizar los bitcoins. Tanto si usas este sistema como cualquier otro cifrado, si pierdes la clave también es más que probable, siempre que el cifrado sea medianamente decente, que pierdas el acceso a tus bitcoins.

Y si no que se lo digan a este usuario que perdió 384 bitcoins o a éste que se quedó sin 500 bitcoins por esto mismo. Existen algunos servicios especializados, como Wallet Recovery Services, que aseguran poder recuperar tu contraseña utilizando fuerza bruta, cobrándote un porcentaje del dinero que el monedero en cuestión contenía si tienen éxito (y no suelen tenerlo, tan sólo un 30% de los casos).

Cuando confías tu dinero a los monederos web

¿No quieres tener que preocuparte de hacer copias de seguridad ni de tener tu monedero en tu ordenador o móvil? Otra opción es dejar que otros almacenen tu monedero por ti. Hay algunos monederos online muy populares como Blockchain.info o Coinbase. En ellos simplemente te registras e, igualmente que accedes a Gmail o cualquier otro servicio web, te logueas para acceder a tu cuenta, y además te permiten hacer operaciones de forma sencilla. Piensa en Paypal, pero con bitcoins.

La ventaja de estos monederos web es su facilidad de uso; su desventaja, que estás confiando tu dinero a un tercero y a la seguridad que éste implemente. Éste fue precisamente el problema en mi caso: al comprar bitcoins en el cajero que comentaba al principio, estos se almacenaron en un monedero creado para mí en bbank.es. La web dejó de funcionar poco después aunque, tras intercambiar varios correos con los responsables del servicio, logré recuperarlos. ¿Qué debería haber hecho el primer día? Moverlos a otro monedero de confianza.

Puede ocurrir otro problema: que pierdas el acceso a tu cuenta web (se te olvida la contraseña y no puedes recuperarla porque no tienes acceso al correo de recuperación, por ejemplo) y, por tanto, que pierdas tus bitcoins. Debes conservar bien tus datos de acceso y hacerlo de forma segura para que nadie pueda utilizarlos, pero también de tal forma que puedas usarlos en un futuro.

¿Qué pasa con tus bitcoins si te mueres?

Otra forma de perder bitcoins es… morirse. Sí, como suena. Si falleces y tus herederos no conocen tu contraseña de cifrado o no tienen acceso a tu monedero, no tienen a nadie a quien reclamar y los bitcoins se sumarán a los ya perdidos. ¿Una opción sencilla aunque no tan segura? Dejar ambas cosas en una caja fuerte a la que puedan acceder los beneficiarios en el caso de tu fallecimiento o pasarles en vida tu monedero de bitcoin (ojo porque esto es arriesgado y tendrían acceso total a él).

Desde The Genesis Block ofrecían varios consejos más elaborados de cara a prepararse para una tragedia así, aunque ya os adelantamos que no hay ninguna solución perfecta:

  • recurrir a transacciones M-of-N, soportadas por el protocolo Bitcoin, en el que para una operación sean necesarias las firmas de varias de esas personas. Por ejemplo, podrías estar tú, tu beneficiario y quien te lleve el testamento. Para que la transacción se lleve a cabo, puedes configurarlo para que sean necesarias dos firmas, la de tu beneficiario y la de quien gestione el testamento.
  • usar el método anterior pero utilizar para una de las partes un servicio tipo “Dead Man’s Switch”, que envía un correo si no presentas actividad en X días (con el peligro de que el correo se pierda)
  • transacciones programadas. Programas una transacción a futuro cada año y la vas modificando conforme se acerca la fecha. Si falleces, la transferencia se llevará a cabo.
  • dividir tu monedero y tu clave entre varios beneficiarios. Es lo que se conoce como Shamir’s Secret Sharing y requiere tener bastantes conocimientos, pero se basa en despiezar tu monedero y tus claves de forma que cada beneficiario reciba una pieza y éstas no se puedan usar a menos que se junten todas ellas. ¿El problema? Que alguno pierda su parte.

 

Vía: http://www.xataka.com/otros/colega-donde-estan-mis-bitcoins

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.