Autorizan segunda recolección de firmas en Venezuela para convocar referendo revocatorio contra Maduro

Caldera dijo que desde el momento en que hagan la solicitud, el CNE tendrá hasta 15 días para darles una respuesta. Entonces, el órgano deberá publicar las condiciones, términos y la fecha de la segunda recolección.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) entregó el martes a la MUD la constancia de que superaron satisfactoriamente la primera recolección y le dio 48 horas para solicitar que se inicie la segunda parte del proceso, informó Juan Caldera, representante de la agrupación opositora.

La oposición venezolana podrá realizar una segunda y definitiva recolección de apoyos para que se convoque a un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, luego de que el árbitro electoral venezolano entregó el martes la constancia de que se recogieron las firmas necesarias para completar un primer trámite.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, dijo la noche del lunes que el organismo validó las firmas recabadas por la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que superaron la barrera del 1 del electorado de cada estado del país, un requisito para avanzar en la convocatoria.

Lucena no expresó en la ocasión si la oposición podía activar la recolección de firmas equivalentes a un 20% del electorado, cerca de unas 4 millones, necesarias para que finalmente se realice el referendo.

El CNE entregó el martes a la MUD la constancia de que superaron satisfactoriamente la primera recolección y le dio 48 horas para solicitar que se inicie la segunda parte del proceso, informó Juan Caldera, representante de la MUD, en la sede central del órgano electoral.

“De manera inmediata nos trasladamos a consignar esto en manos de la MUD, para que de manera inmediata también, se proceda a cumplir con las formalidades que faltan para consignar hoy mismo la constancia de participación y dar inicio a la ultima etapa del 20%”, agregó.

Caldera dijo que desde el momento en que hagan la solicitud, el CNE tendrá hasta 15 días para darles una respuesta. Entonces, el órgano deberá publicar las condiciones, términos y la fecha de la segunda recolección, que la oposición espera que comience en septiembre.

La oposición tiene prisa para que el plebiscito se realice este año, ya que, según la Constitución, si se aprueba para 2017 y el mandato de Maduro es revocado, será el vicepresidente quien gobierne hasta 2019 y no habrá nuevas elecciones.

La oposición ha denunciado que el CNE es parcial y trabaja en favor del gobierno de Nicolás Maduro, por lo que está dilatando lo más posible el proceso.

En medio de una hiperinflación, escasez de alimentos y medicinas y una profunda recesión los adversarios de Maduro buscan revocar su mandato, pero el presidente y sus aliados han dicho en repetidas oportunidades que la consulta popular no se llevará a cabo este año, agregando que posiblemente se realice en 2017.

El oficialista Partido Socialista Unido (PSUV) ha denunciado un “mega fraude” en la colecta de las firmas, pero el CNE sólo identificó “irregularidades” en el 0,33% de las firmas validadas, y remitió esas denuncias al Ministerio Público para su investigación.

“Es importante destacar que ninguna de estas decisiones de investigación detiene la buena marcha del proceso”, agregó el martes el rector del CNE, Luis Rondón.

 

Vía: http://www.americaeconomia.com/politica-sociedad/politica/autorizan-segunda-recoleccion-de-firmas-en-venezuela-para-convocar-refere

El CNE aprueba las firmas para activar la segunda fase del revocatorio a Maduro

La jefe del CNE, Tibisay Lucena, certifica la validez del 1% de las firmas, pero no ha anunciado la fecha para recolectar el 20% de suscriptores.

Los resultados de la primera etapa para activar el referéndum revocatorio de Nicolás Maduro fueron positivos para la oposición. El 98,04% de las firmas validadas con apenas el 0,33% negativas, según anunció la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena.

En una esperada rueda de prensa y acompañada de los demás directores del CNE, Lucena dió su aprobación al informe de los resultados de la primera fase. La recolección del 1% de las firmas del censo electoral y su posterior validación con las máquinas lectoras de las huellas dactilares cumplieron todos los requisitos de seguridad y legalidad.

Esta primera etapa ha durado más del doble del tiempo que establece la ley en condiciones normales. Las continuas presiones de Maduro a la Administración para alargar los plazos y las sucesivas denuncias de irregularidad retrasaron mucho el avance del proceso revocatorio, que en esta fase solo debía hacer frente a la recolección del 1% de firmas del censo electoral.

«El 14 de abril, el CNE recibió una petición válida para que la MUD pidiera un referendo revocatorio», recapituló Lucena. «En 30 días, la MUD entregó 80 cajas con 290.207 planillas de firmas a favor del revocatorio (…) El CNE en estos 30 días, decidió digitalizar las manifestaciones de voluntad», continuó.

«Hubo 407.622 registros de huellas dactilares que fueron capturados. 399.412, que representa 98,04% son registros coincidentes (…) El 0,33% no lo fue. 1.326 personas no fueron coincidentes con la persona que se dijo ser y 1,63% de las firmas no fueron leídas correctamente por el lector», informó.

Asimismo, Lucena indicó que hubo 441 registros repetidos y se excluyeron 243 registros duplicados. «198 electores y electoras que intentaron registrarse más de una vez», desveló. «Que se investigue 0,33%, es decir las 1.300 personas. Igual que las 198 personas duplicadas», indicó.

En este sentido, aprobó la realización de un informe que fiscalizará la realización de la segundo fase. Lucena no ha dado la fecha de esta segunda etapa que es para recolectar el 20% de las firmas, pero se estima que podría ser en finales de agosto o principios de septiembre.

Ahora la Mesa de la Unidad Democrática tendrá un lapso de dos días hábiles después del visto bueno del ente electoral para entregar la solicitud para realizar el referéndum.

Las normas regulatorias del CNE indican que una vez recibida la petición para hacer el referéndum el CNE tiene remitirla en un lapso de 2 días para ir a la Comisión de Participación Política y Financiamiento, la cual tendrá 15 días consecutivos para revisar y verificar el documento y someterlo a la consideración del CNE. Después iniciará otra etapa en la que la Junta Nacional Electoral propondrá centros para la recolección de firmas, esto tiene como duración máxima 15 días hábiles.

 

Vía: http://www.abc.es/internacional/abci-revocatorio-maduro-avanza-siguiente-fase-201608020204_noticia.html

El revocatorio contra Maduro echa a andar

El Consejo Nacional Electoral valida las firmas para comenzar el revocatorio contra Maduro.

La Comisión Nacional Electoral valida las firmas conseguidas por la oposición venezolana para comenzar el proceso.

A su vez, reclama al Ministerio Público la investigación de presuntas irregularidades.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) ha confirmado lo que ya todo el mundo sabía desde hace 13 días: la oposición ha superado el primer obstáculo importante en su vía crucis para revocar a Nicolás Maduro. La Unidad Democrática revalidó en junio el 1% de las firmas recogidas en abril en busca del referéndum para cambiar de gobierno en medio de la mayor crisis económica, social y política que se recuerda en el país caribeño. Y lo hizo de forma amplia, más del doble, 399.412, de las 195.000 necesarias.

Si hasta ahora se han sucedido la operación ‘morrocoy’ (tortuga), despidos contra firmantes del primer examen, constantes trabas y obstáculos oficialistas, qué se prepare la oposición para lo que le viene: el CNE ha pedido al Ministerio Público que investigue “presuntas irregularidades”, que Tibisay Lucena, rectora principal, definió como “usurpación de identidades”.

Para el chavismo, “el revocatorio está legalmente muerto”. Según Jorge Rodríguez, enviado especial de Maduro al CNE, “el gigantesco fraude ha matado el revocatorio. Es cuestión de tiempo”. El dirigente chavista, con su habitual tono apocalíptico, informó que son 8.600 las demandas introducidas en distintos tribunales contra la oposición.

El siguiente paso en la cruzada opositora consiste ahora en la recogida de 3.959.000 manifestaciones de voluntad durante tres jornadas en las sedes que disponga el CNE. Se trata del 20% del censo, el último paso necesario para la convocatoria del referéndum. Si Maduro es revocado este año, se celebrarían nuevas elecciones presidenciales. Pero si el proceso se dilata hasta el año que viene, el ‘hijo de Chávez’ elegiría a su sucesor.

La Unidad Democrática dispone ahora de dos días para solicitar este proceso al CNE, que a su vez tiene un plazo de dos semanas para dar su visto bueno. Se estima que se llevaría a cabo a mediados de septiembre, pese a los retrasos impuestos por el ente electoral. El CNE cumple a rajatabla las órdenes impartidas desde el Palacio de Miraflores y, según los expertos, ya son 70 días lo que ha ganado para la causa revolucionaria desde que la oposición, liderada por el gobernador Henrique Capriles, iniciara en marzo el proceso del referéndum revocatorio. “Demoraron 2 meses, 60 días, sin contar el tiempo que tardaron para darnos las planillas”, resumió ayer el ex candidato presidencial.

¿Llegará a tiempo la oposición para echar a Maduro antes de que acabe el año? Según Vicente Díaz, ex rector del CNE quien durante una década fue la única voz no revolucionaria en el seno del ente electoral, “el referéndum puede realizarse (tras sumar todos los plazos) en cualquier momento entre el 1 de noviembre y el 30 de diciembre, cómo máximo, del 2016”.

El país sudamericano rompe récords mundiales negativos, con la mayor inflación del planeta (los precios subirán 720% a lo largo del año, según el FMI) que no hay bolsillo que soporte; con índices de escasez y desabastecimiento de alimentos y medicinas que han convertido a los venezolanos en los parias de América y con oleadas de violencia, que disparan las cifras de homicidios y secuestros, las más salvajes del mundo.

Pese al evidente derrumbe, son varias las espadas del Damocles revolucionario que se ciernen sobre un proceso que cuenta, según las encuestas, con el apoyo del más del 70% del país, incluidos un numeroso grupo de dirigentes bolivarianos. La primera, y más afilada, es la del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). El chavismo exige al tribunal que declare ilegal la recogida de firmas opositoras, amparado en las miles que fueron rechazadas por irregularidades, ya fuera por errores gramaticales o por “pertenecer” a muertos, menores de edad, inhabilitados políticos y presos.

Una denuncia como poco pintoresca. El antichavismo ha acusado al oficialismo de manejar el censo electoral a su antojo durante la última década. Incluso tras la polémica derrota por la mínima de Capriles frente a Maduro en 2013, la alianza democrática aportó pruebas de muertos “votando” que fueron desoídas por el poder revolucionario.

Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea, hizo público el mes pasado que el TSJ estaba dispuesto a frenar el revocatorio con otra sentencia, pero que la intervención de José Luis Rodríguez Zapatero lo impidió. El ex jefe de gobierno español es el principal mediador entre las dos partes en busca de un diálogo que está a la espera de la incorporación de la Santa Sede.

“El Vaticano se apresta a sumarse a la mesa del diálogo en Venezuela para destrabar la crisis”, desveló el domingo Pietro Parolin, secretario de Estado y antiguo nuncio apostólico en Caracas. “Esperamos una invitación formal para seguir adelante con nuestra disponibilidad”, añadió Parolin.

Hasta el momento, las fuerzas del orden no han dudado en reprimir con dureza a los manifestantes y han hostigado a los dirigentes opositores que recorren el país. El último en sufrir la persecución policial fue el propio Capriles durante el fin de semana, retenido en diversas ocasiones para impedir su viaje a Cumaná y Carúpano. El diputado Paul Elguezabal fue agredido durante la gira y el también parlamentario Conrado Pérez denunció que su vehículo fue quemado, con un cóctel molotov, durante un acto a favor del revocatorio en Trujillo.

Buena parte de los actores internacionales insisten en la necesidad de que la revolución bolivariana no impida un referéndum que creen imprescindible para el país. “La convocatoria del revocatorio es innegociable”, repitió Luis Almagro, secretario general de la OEA y bestia negra del chavismo durante los últimos meses. “(El revocatorio) sí es una manera de resolver los problemas de la gente y de impulsar los cambios”, añadió.

John Kerry, secretario de Estado de Barack Obama, reclamó ayer de nuevo la realización del revocatorio por mandato constitucional y manifestó estar “muy preocupado ante el deterioro” del país.

 

Vía: http://www.elmundo.es/internacional/2016/08/02/579fe50e22601dc80e8b4616.html

El órgano electoral venezolano valida el primer paso para el revocatorio contra Maduro

El CNE da por bueno el 1% de las firmas recogidas en los 24 Estados para activar el referendo contra el presidente.

La noche de este lunes la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, Tibisay Lucena, declaró completadas las dos primeras fases del proceso de activación del referendo revocatorio que la oposición exige contra el presidente Nicolás Maduro. Según la funcionaria, la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) logró traspasar el requisito de 1% de las firmas del padrón electoral de cada provincia para acreditarla como grupo promotor del referendo. Ahora la MUD dispone de dos días hábiles, cuyas fechas no precisó Lucena, para solicitar al organismo electoral que se abra el periodo de recolección del 20% de las firmas del padrón electoral nacional necesarias para convocar finalmente el proceso refrendario.

Sin embargo, la rectora principal del CNE no anunció –al contrario de lo que se esperaba- las fechas para la recolección de las nuevas firmas, una información que los representantes opositores exigen como condición para sentarse a la mesa de diálogo. Según fuentes opositoras, se espera que esa actividad tenga lugar durante la primera quincena de septiembre próximo.

La declaración de Lucena se produjo con casi tres horas y media de retraso. Durante la espera, el expresidente del CNE, actual alcalde de Caracas y una de las estrellas nacientes del régimen, Jorge Rodríguez, había solicitado se pospusiera el anuncio, en vista de las “irregularidades” que, según el oficialismo, se cometieron durante la primera fase de recolección de firmas y que le han llevado a calificarla como “un fraude”.

El propio Rodríguez, a nombre del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), introdujo ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) un recurso de amparo para suspender los efectos de la recolección de firmas y anularla. El TSJ es el brazo judicial del chavismo y no se recuerdan sentencias en su contra

Para tomar en cuenta la inquietud del chavismo, Lucena también dijo que el CNE solicitará a la Fiscalía General una investigación sobre los casos de aparente suplantación de identidades –poco más de 1.300- y de duplicación de firmas detectados por el organismo en las planillas consignadas por la oposición.

La reacción opositora no se hizo esperar. El gobernador del estado de Miranda y dos veces excandidato presidencial, Henrique Capriles Radonski, celebró desde su cuenta de Twitter, pero sin ahorrarse una punta para el CNE: “Cuando no hay vergüenza con la gente, ¡declaración de (la señora) Lucena. Conclusión: superado 1%, vamos (por) el 2º ¡y el país movilizarse para ello!”.

Por su parte, el Coordinador Ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, criticó que la aprobación del 1% de las firmas se produjera tan tarde –la primera entrega se produjo el 2 de mayo- y censuró su propia ejecución: “Es impropio, ilegal incluso, pedirle el 1% a la MUD, un actor suficientemente validado para ser promotor”. De todas maneras, se dijo confiado en que el referendo revocatorio se realice este año “con la legítima presión del venezolano y la presión internacional”.

Para revocar al presidente Nicolás Maduro se necesita más de los 7,5 millones de votos con los que fue elegido en 2013. Según la firma Venebarómetro, 73,4% de los venezolanos reprueba su gestión y 64% de los electores votaría para que saliera del poder.

 

Vía: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/08/02/america/1470096404_019152.html