La desalmada historia de las plantas termoeléctricas en Venezuela

Todos los días hay apagones en Venezuela. La presa del Guri, una de las mayores del mundo, tiene sus plantas hidroeléctricas casi paralizadas porque no hay agua. La sequía baja el nivel de los ríos y las turbinas no pueden moverse.

Cualquier planificador de medio pelo sabe que no se puede confiar la energía eléctrica de un país a una sola estación hidroeléctrica. A Venezuela le sobra petróleo. Es el país con más reservas probadas del mundo. De modo que solo hacía falta construir plantas termoeléctricas que producen electricidad a partir de la combustión de hidrocarburos.

Cuando llegase una sequía, el suministro nacional sería garantizado por estas plantas. Genial.

En los últimos quince años, los gobiernos chavistas han construido plantas termoeléctricas en el país. Chávez dijo en 2010 que en el futuro la generación termoeléctrica y eólica superaría a la producción hidroeléctrica.

Según Corpoelec, la empresa estatal que gestiona la energía, el parque venezolano era de 25.000 megawatios en 2015. En teoría, la capacidad instalada termoeléctrica era de 15.000 megawatios. Suficientes para amortiguar la sequía o la parálisis de la presa del Guri.

Pues bien, las plantas termoeléctricas famosas apenas producen 4.500 megawatios. Eso significa menos del 30% de su capacidad. ¿La razón? Falta de mantenimiento y falta de repuestos, según informaba El Nacional.

Muchas de esas plantas funcionan con tecnología española. Son inmensos motores diesel de Guascor que Hugo Chávez elogió en 2010, con motivo de la inauguración de varias centrales. Guascor y PDVSA crearon una sociedad para fabricar motores diesel de generación de electricidad en Puerto Ordaz.

Las plantas no están paralizadas por culpa de la guerra económica, pues Corpoelec es del Estado. No se trata de un boicot empresarial, pues Guascor está encantada de vender motores diesel y nunca se le ocurriría maltratar al gobierno que le pagó 140 millones de euros.

No.

Las planas están a medio gas porque el gobierno venezolano no sabe mantener sus infraestructuras. Ha preferido desviar los fondos a otros fines, y algún día tendrá que justificar ante el pueblo venezolano todo ese desastre.

Esa es la desalmada realidad de las plantas termoeléctricas en Venezuela. Con esa bolsa enorme de petróleo, Venezuela podría ser independiente desde el punto de vista eléctrico. Pero el pueblo sufre recortes de luz debido a la mala gestión de su gobierno.

 

Vía: http://blogs.lainformacion.com/zoomboomcrash/2016/05/21/la-desalmada-historia-de-las-plantas-termoelectricas-en-venezuela

Parálisis y economía moribunda alimentan crisis en Venezuela

El expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, en conversaciones con el Gobierno de Venezuela ha expresado su “voluntad” de un “diálogo nacional”.

La economía venezolana se encuentra paralizada por los enfrentamientos entre la oposición y el Gobierno • Expresidentes emprenden acciones para diálogo en Venezuela.

Bajo una iniciativa de la Unión de Naciones Suramericanas, un grupo de expresidentes, inició acciones para activar en Venezuela un gran diálogo nacional y poder definir un plan para enfrentar la crisis económica que padece el país suramericano.

Ellos son José Luis Rodríguez Zapatero, de España, y Leonel Fernández, de República Dominicana, quienes anunciaron ayer que bajo el apoyo de Unasur inician acciones para intentar poner en marcha un proceso de “diálogo nacional” en Venezuela para hacer frente a la crisis que se vive en el país.

Aumenta la crisis. Es difícil, para las personas que tienen un nivel socioeconómico alto o medio alto, con acceso a los bienes esenciales de la canasta familiar, entender y asimilar cómo en otro país la gente hace filas kilométricas en los supermercados para poder comprar un litro de leche a precio regulado; y que al buscar ese producto, de primera necesidad, fuera del supermercado, en el mercado negro, lo logra conseguir a precios muy elevados, comparados con el precio del mismo producto en el supermercado, que también tiene un valor aumentado.

La inflación de Venezuela ha aumentado en medidas exorbitantes, y los ciudadanos, víctimas de esta crisis, sienten que cada vez es más complicado vivir.

Un arroz regulado cuyo valor es de 365 bolívares se consigue por fuera en 1.500 bolívares a precio de ‘bachaquero’; un aceite de 380 bolívares se consigue en 3.000 bs.

Análisis.

Luis Fernando Trejos Rosero, profesor investigador de la Universidad del Norte y analista experto en estudios internacionales, resalta que “la crisis de gobernabilidad tiene como contexto una fuerte polarización social y una disminución gradual de los apoyos electorales del chavismo, tal y como se comprobó en las recientes elecciones de parlamentarios”, además, sostiene que “en el plano político, lo que se evidencia es un sostenido desmonte de la democracia y el Estado de derecho y la configuración de un régimen autoritario. Solo resta esperar hasta qué momento las Fuerzas Armadas acompañaran al gobierno actual”.

Mientras que buena parte de los venezolanos están enfurecidos o temerosos con la situación del país, las encuestas dicen que un tercio de la población apoya a Maduro. En América Latina, donde son frecuentes las crisis políticas y económicas, el mandatario venezolano tiene más apoyo que los presidentes de Brasil, Chile, Colombia y Perú.

Revocatorio.

Para despojar del poder a Maduro, en un referendo revocatorio, se requerirán unos 7,6 millones de votos, un poco por debajo de los votos que consiguió la oposición en las elecciones legislativas de diciembre, que ganaron holgadamente. Sin embargo, Javier Morales Perpiñán, periodista venezolano, cuenta que “los lapsos que estipula el CNE no da las cuentas para que el proceso de referendo revocatorio se dé este año” con esto podemos concluir que la oposición no activó los mecanismos necesarios en el tiempo previsto, lo cual sería inédito para el país porque solo dos países de Latinoamérica tienen esta opción.

EL HERALDO contactó a algunos ciudadanos que viven la actual situación del país, sin embargo ellos pidieron reservar su identidad por las represalias que podrían tener debido a la presión del mismo gobierno. “Gana más un bachaquero de esos que revenden la comida regulada que un ingeniero en la empresa petrolera”, fueron las palabras de un trabajador venezolano frente a la crisis que vive en el día a día del país. Son muchos los factores que influyen en la grave situación que vive Venezuela y que está conmocionando al mundo. Una familia de Maracay perdió su local de venta de pollos, porque el Gobierno lo militarizó, porque no les dan acceso a ningún propietario de negocios al mercado mayorista.

Panorama Económico.

La economía venezolana se encuentra virtualmente paralizada en parte por un beligerante enfrentamiento entre el Gobierno y la oposición. Los pronósticos económicos señalan que la economía se va a contraer un 8 % y que la inflación se va a disparar a más de un 700 %. Las reservas internacionales han caído a niveles muy bajos, al punto que hay menos circulante en las calles que cuando Hugo Chávez subió a la Presidencia en 1999, en momentos en que el precio del petróleo era mucho más barato.

Las exportaciones de petróleo suman el 96% de los ingresos por exportaciones del país, y la caída de los precios significó un duro golpe para el Gobierno, lo que dejó con el pago de deudas pendientes por doquier: desde aerolíneas o compañías de servicios petroleros.

 

Vía: http://www.elheraldo.co/internacional/paralisis-y-economia-moribunda-alimentan-crisis-en-venezuela-261714

Venezuela se queda sola con propuesta de reducir producción petrolera

De momento sólo Venezuela estudia reducir la extracción de petróleo, pero otros países también pueden plantearlo si continúa la caída del crudo, comentó Vladímir Voronkov, embajador de Rusia ante organizaciones internacionales en Viena.

“Venezuela insiste (en reducir la extracción) porque ya vive una catástrofe, los precios resultan catastróficos”, señaló.

Según considera Voronkov, otros países también estudiarán reducir la producción si los precios del petróleo siguen cayendo.

El embajador asimismo mencionó a Irán que vuelve al mercado después de largos años de sanciones.

Ahora, tras el levantamiento de las sanciones, este país necesita salir urgentemente al mercado aprovechando todas sus posibilidades y cuotas, establecidas dentro y fuera de la OPEP”, indicó.

Voronkov dijo dudar de que Irán acepte reducir la extracción del crudo o mantenerla a un nivel fijo. “No creo que vaya a hacerlo”, apuntó.

Refiriéndose a la postura de Rusia, comentó que por ahora consiste “en congelar la extracción“.

“Pero es difícil pronosticar si esta postura cambiará, por ejemplo, en caso de producirse una catástrofe con los precios”, indicó el embajador de Rusia ante organizaciones internacionales en Viena.

 

Vía: http://mundo.sputniknews.com/economia/20160220/1056980576/venezuela-produccion-petroleo.html