Rodríguez Zapatero se reúne con Maduro en el palacio de Miraflores

El gobernador del estado de Miranda, el líder opositor Henrique Capriles, ha expresado su preocupación ante el modo en que se está gestionando la cuestión del diálogo entre los mediadores.

El expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero se ha reunido este miércoles con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en el Palacio de Miraflores, en el marco de su última visita al país. Tras la reunión, que ha durado unas dos horas y en la que también ha participado la ministra de Relaciones Exteriores venezolana, Delcy Rodríguez, ninguno de los dos ha ofrecido declaraciones a la prensa.

Zapatero, junto al panameño Martín Torrijos y al dominicano Leonel Fernández, forma del grupo de expresidentes que trata de mediar para que Gobierno y oposición acuerden un diálogo para poner fin a la crisis venezolana. El expresidente socialista llegó el pasado viernes a Caracas, donde hasta ahora se ha reunido con numerosos representantes tanto del Gobierno como con líderes de la oposición. En una entrevista concedida a Globovisión este miércoles, Zapatero se ha mostrado optimista sobre el diálogo político porque, si bien hay «antagonismos fuertes», asegura que ambas partes están unidas por «sentirse venezolanos».

Ante sus recientes declaraciones, el gobernador del estado de Miranda, el líder opositor Henrique Capriles, ha expresado su preocupación ante el modo en que se está gestionando la cuestión del diálogo entre los mediadores, a los que ha señalado de no tomarse en serio la crisis del país, críticas a las que Zapatero ha restado importancia. «Los mediadores no tenemos que gustarle a todo el mundo, pero sí trabajar para todos los venezolanos», ha zanjado.

 

Vía: http://www.abc.es/internacional/abci-rodriguez-zapatero-reune-maduro-palacio-miraflores-201607140818_noticia.html

Zapatero viaja a Venezuela para intentar restablecer el diálogo contra la crisis

El Gobierno venezolano necesita del diálogo, el presidente Nicolás Maduro lo ha pedido en reiteradas oportunidades a la oposición, que le ha tomado la palabra, consciente de que la crisis no se supera sin conversar, y le ha puesto varias condiciones al Ejecutivo para poder sentarse en la misma mesa.

Al parecer, confirman fuentes políticas, el visto bueno del chavismo a algunas de esas exigencias ha servido para que la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) vuelva a esforzarse para lograr que se retomen los esfuerzos por el diálogo gobierno-oposición y es por eso que el ex presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, llegará la noche del viernes a Caracas para renovar los esfuerzos.

La Unasur orquesta todo para que el fin de semana se retomen las conversaciones en Caracas. Fuentes de la Mesa de la Unidad Democrática, coalición opositora, confirman que se reunirán con Zapatero y que se espera que el fin de semana también llegue a Venezuela Martín Torrijos, ex presidente de Panamá y otro de los mediadores en la crisis política venezolana. “También vendrán varios representantes de Unasur”, han agregado.

Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD, dejó el jueves muy en claro cuáles son las condiciones de la oposición para considerar el diálogo: ampliar la mediación, que además de Rodríguez Zapatero, Fernández y Torrijos, se incluya al Vaticano, quizá a la OEA y otros países; que el lugar de las reuniones sea concertado y no sea República Dominicana (ahí han sido las reuniones previas), que se acaben las trabas al referéndum revocatorio contra Nicolás Maduro (que se considera innegociable), que se liberen a los nuevos presos políticos, y que se respete a la Asamblea Nacional.

La MUD puso como fecha probable el 12 de julio o luego. Las reuniones de Rodríguez Zapatero en Caracas parecen servir para preparar el terreno. Henrique Capriles, gobernador de Miranda y uno de los principales dirigentes de la oposición, ha aclarado que el diálogo es el referéndum. Sin embargo, el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, ha reiterado el jueves que en 2016 no habrá referéndum. Esa misma negativa frustró los esfuerzos de Rodríguez Zapatero y compañía en mayo ¿Lo lograrán esta vez?

 

Vía: http://www.elmundo.es/internacional/2016/07/08/577fdae0e2704e805d8b45bf.html

Zapatero admite su fracaso en que la oposición ceda ante Maduro

José Luis Rodríguez Zapatero ha reconocido a la oposición venezolana que su misión para propiciar un diálogo entre esta y el Gobierno de Nicolás Maduro está abocada al fracaso tras la negativa opositora a participar en ese proceso. «Nos dijo que en los próximos días tendrá que anunciar su retirada si no hay avances», afirman fuentes de la oposición. Esta considera que Maduro solo está intentando ganar tiempo para no celebrar este año el referéndum revocatorio que podría echarle de la presidencia, y desconfían de Zapatero por verle como un servidor de esa estrategia.

La negativa del líder opositor preso Leopoldo López a aceptar la oferta que en persona le presentó el expresidente del Gobierno español, en su visita del sábado a la cárcel de Ramo Verde, parece haber dado la puntilla al intento de mediación llevado a cabo por Zapatero, el expresidente de Panamá Martín Torrijos y el de la República Dominicana Lionel Fernández. En el encuentro celebrado en la prisión, Zapatero habría ofrecido a López cambiar la cárcel por arresto domiciliario; como contrapartida lo que el Gobierno busca es no celebrar el referéndum, al menos hasta principios de 2017, cuando una salida de Maduro no significaría la celebración de elecciones, sino que el vicepresidente completaría lo que queda de mandato hasta 2019.

«Le expresé que ninguna conversación o diálogo puede estar por encima del interés mayor: lograr el cambio constitucional este 2016», comentó después del encuentro Leopoldo López en las redes sociales. Añadió que le manifestó a Zapatero que el diálogo «no puede ser para ganar tiempo».

Ese encuentro vino a ser el reconocimiento implícito del Gobierno, probablemente no intencionado, de que López es un prisionero político, algo que el chavismo nunca ha admitido. Si fuera el delincuente que asegura el Gobierno, no cabría buscarle para integrarle en el diálogo político.

Carta Democrática

Que el Gobierno permitiera a Zapatero visitar a López, cuando no lo ha podido hacer ninguna otra misión internacional muestra la urgencia de la dirección chavista para desactivar la aplicación de la Carta Democrática en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA), que llevaría a la suspensión de Venezuela del organismo. Los contactos exploratorios que Zapatero, Torrijos y Fernández mantuvieron la semana anterior en República Dominicana con enviados del Gobierno y de la oposición, en reuniones separadas, sirvió para torpedear momentáneamente un informe especialmente crítico con el chavismo presentado por el secretario general de la OEA, Luis Almagro. Ahora Almagro espera defender sus planteamientos en la Asamblea General de la OEA que se celebra del 13 al 15 de junio precisamente en República Dominicana.

En esa isla, Zapatero se reunió el domingo con la delegación del Gobierno venezolano: la ministra de Exteriores, Delcy Rodríguez; el acalde del centro de Caracas, su hermano Jorge Rodríguez, y el ministro para las Comunas, Elías Jaua, que son considerados como parte del sector más duro del Gobierno, lo que diría poco sobre una predisposición a negociar. En cambio, a diferencia de la semana anterior, no acudió nadie de la oposición.

Las gestiones de Zapatero han sido especialmente criticadas desde la fundación FAES del expresidente José María Aznar. Cayetana Álvarez de Toledo, exdiputada del PP y miembro del patronato de esa fundación, acusó al exdirigente socialista de invocar el diálogo en Venezuela «para callar la boca». «Los que reclaman el diálogo deberían concretar: ¿diálogo para qué? ¿para negociar los derechos de la oposición; es decir, los límites de la democracia?», afirmó.

En su opinión, «el diálogo busca cerrar la válvula constitucional y electoral del revocatorio de Maduro y desviar la presión. Embarrar el campo. Enfriar la calle. Entrampar a la oposición. Ganar tiempo para el chavismo».

 

Vía: http://www.abc.es/internacional/abci-zapatero-admite-fracaso-oposicion-ceda-ante-maduro-201606062032_noticia.html

Leopoldo López tras su reunión con Zapatero: “La democracia venezolana no se negocia”

Muchos son los políticos, amigos y periodistas que han intentado visitar al preso más famoso de América Latina y sólo José Luis Rodríguez Zapatero ha logrado traspasar los barrotes de su celda para tener un cara a cara con Leopoldo López. El ex presidente del Gobierno español se reunió el pasado sábado con el líder político opositor venezolano en la prisión militar de Ramo Verde, donde cumple una condena de casi 14 años por convocar una manifestación pacífica en 2014.

El encuentro duró más dos horas y media. Durante ese tiempo ambos estuvieron solos -sin la presencia de ningún funcionario chavista- y pudieron hablar con libertad sobre muchos temas.

“La democracia venezolana no se negocia. El derecho constitucional de los venezolanos de revocar a Maduro no se negocia. ¡Antes la libertad de Venezuela que la mía! El diálogo no puede ser para ganar tiempo porque Venezuela no tiene tiempo”, adelantó a EL MUNDO el ex alcalde de Chacao a través de un familiar que pudo visitarle hoy domingo en la prisión.

Éstas son las primeras reacciones del líder de Voluntad Popular tras la reunión “sorpresa” con Zapatero, cuyo contenido se ha mantenido en secreto durante todo el domingo y ha generado un inusitado silencio en las redes sociales.

Fuentes cercanas al ex presidente español afirmaron a este periódico que la conversación fue “muy cordial e intensa” e incluso interesante políticamente. Ya de madrugada, López agradeció enTwitter el interés y gesto de Zapatero. “Conversamos sobre el diálogo y las posibles rutas para lograr una solución a la profunda crisis”, aseguró.

Reconoció que le expresó su preocupación por todo lo que está pasando en Venezuela: “Por la profunda crisis humanitaria y la necesidad d abrir el canal humanitario”.

Sobre el estado de salud del líder opositor, las mismas fuentes destacaron que López está “muy fuerte física y psicológicamente”.

Tras la reunión, el padre del político venezolano, Leopoldo López Gil, que reside en España, aseguró a través de Twitter que “la reunión con Zapatero fue una sorpresa para Leopoldo. No sabemos quién ni para qué la permitieron. ¡Sólo sabemos que hubo una sorpresa!”.

El socialista es el primer líder internacional que logra visitar al que muchos apodan el ‘Mandela de Latinoamérica’. Otros políticos españoles como Felipe González -declarado persona ‘non grata’- o recientemente el líder de Ciudadanos Albert Rivera han intentado, sin éxito, visitar en Ramo Verde al ex alcalde de Chacao.

“El Gobierno de Venezuela no ha impuesto ninguna restricción de tiempo y han podido hablar a solas, sin la presencia de ningún miembro del Gobierno“, aseguraron a EL MUNDO fuentes del entorno del ex presidente español. No sólo eso, sino que las facilidades que ha tenido Zapatero para que se produjera el encuentro se han interpretado como un gesto de buena voluntad por parte del régimen chavista de cara a una futura mesa de diálogo.

En República Dominicana se han producido ya varios contactos entre la oposición y el Gobierno -eso sí, por separado- gracias a la mediación de los ex presidentes Zapatero, Martín Torrijos (Panamá) y Lionel Fernández (República Dominicana). De momento, el incipiente diálogo “sigue su curso”, en medio de la gran tensión política y social que sufre Venezuela. De hecho, el político español voló hoy mismo la isla desde Caracas, donde también mantuvo contactos con otros miembros de la oposición.

Expertos aseguran que el temor a una explosión social habría propiciado estas primeras negociaciones, pero en la oposición reina la desconfianza porque ya se han visto “traicionados” por el chavismo en otras ocasiones. Algunos sectores de la oposición opinan que es un subterfugio del régimen para ganar tiempo y evitar que el revocatorio contra Maduro tenga lugar este año. Sin embargo, para los mediadores establecer una mesa de diálogo -apoyada por el secretario de Estado de EEUU, John Kerry– es la vía para evitar un conflicto civil en un país devastado por el desabastecimiento y la violencia.

El líder opositor fue sentenciado por la justicia venezolana a casi 14 años de cárcel por los delitos de instigación a la violencia y asociación para delinquir por convocar una marcha pacífica el 12 de febrero de 2014. Esta semana la Corte de Apelaciones de Caracas aceptó el recurso del abogado del líder político, Juan Carlos Gutiérrez, quien informó que el próximo 20 de junio tendrá lugar una audiencia oral y pública por el caso en contra del coordinador nacional de Voluntad Popular.

 

Vía: http://www.elmundo.es/internacional/2016/06/06/5754b0a546163fd0078b456c.html

Leopoldo López a Zapatero: «No negocio mi libertad por el revocatorio»

Para sorpresa de la oposición y de la comunidad internacional, el Gobierno venezolano autorizó en esta ocasión el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a visitar al líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, en la cárcel militar donde cumple una condena de casi catorce años. Durante la inesperada reunión en el Centro Nacional de Procesados Militares de Ramo Verde, López trasladó a Zapatero un mensaje contundente frente a la posibilidad de cualquier cambalache político:«No negocio mi libertad por el referéndum revocatorio de Nicolás Maduro. Mi situación particular no forma parte de la ley de amnistía, ni de indultos presidenciales, ni de un diálogo nacional, ni de ninguna condición, ni del conjunto de peticiones que reclamamos al gobierno ante la comunidad internacional», aseguró el opositor, según explicó a ABC su abogado, Juan Carlos Gutiérrez.

La visita al preso político más emblemático de Venezuela se produce en un momento en que la oposición se encuentra bajo la amenaza de división: una parte rechaza un diálogo abstracto que no esté condicionado al revocatorio, y otros son partidarios de que la Organización de Estados Americanos (OEA) active la Carta Democrática contra Venezuela. Nadie se imaginaba que Zapatero –designado mediador por Unasur junto con los expresidentes Martín Torrijos (Panamá) y Leonel Fernández (República Dominicana) para conducir el diálogo nacional que buena parte de la oposición venezolana ve con desconfianza– pudiera entrar a la cárcel de Ramo Verde para conversar con Leopoldo López, cuando no lo han logrado líderes internacionales como Felipe González o Andrés Pastrana.

Leopoldo López Gil, padre del preso político, describió de este modo el encuentro en su cuenta de Twitter: «La reunión con Zapatero fue una sorpresa para Leopoldo. No sabemos quién ni para qué la permitieron. Solo sabemos que hubo una sorpresa».

El «emotivo e intenso» encuentro entre Zapatero y López se produjo el sábado por la mañana en la planta baja de la cárcel, en el Anexo B de Ramo Verde, en una oficina pequeña de 4 por 4 metros, con cámaras ocultas destinada a vigilar las visitas familiares del líder opositor. Adriana López, la hermana menor de Leopoldo, fue testigo de excepción de la sorpresiva reunión. Cuando menos se lo esperaban, el expresidente del gobierno español entró en la habitación acompañado por alcalde del municipio Libertador de la capital, el chavista Jorge Rodríguez. Esa misma tarde, Zapatero emprendió su regreso a la República Dominicana.

Gutiérrez cree que el político socialista español «quería calibrar a Leopoldo, conversar con él y saber de primera mano de qué madera está hecho». El abogado considera que Zapatero ha sido autorizado a visitar al preso político de Ramo Verde por las «influencias» que tiene sobre el régimen chavista. Aunque fuentes en contacto con la reunión aseguraron a Efe que el hecho de que José Luis Rodríguez Zapatero se haya convertido en el primer líder internacional en dialogar en prisión con Leopoldo López es una prueba de que las gestiones internacionales empiezan a mostrar unos primeros avances con miras a establecer un diálogo para tratar de salir de la grave crisis política, social y económica.

En realidad, según Gutiérrez, Zapatero escuchó las explicaciones de López durante las dos horas que duró la reunión. Lo único que el expresidente español le pidió fue «un voto de confianza» para poder proseguir la mediación entre el Gobierno y la oposición venezolana. La intención de Zapatero es continuar con el diálogo. Sin embargo, para López no hay diálogo ni solución a la severa crisis sin el referéndum revocatorio de Maduro y un cambio de gobierno este mismo año, tal y como permite la Constitución. Leopoldo López, según su defensa, tampoco quiere que la liberación de los presos políticos esté condicionada a aplazar el referéndum revocatorio hasta el año próximo, «cuando entonces no tendría sentido el cambio de gobierno, porque Maduro designaría al vicepresidente para que concluya el mandato hasta enero de 2019». Ese año está previsto que se celebren las presidenciales.

Zapatero reiteró a López que quiere seguir avanzando en las conversaciones con ambas partes. Al mismo tiempo, el líder opositor insistía en que «no hay otra solución que la fecha del revocatorio». A su juicio, «es fundamental y vital, porque la crisis es tan fuerte que es insostenible y puede producirse un estallido social a la vuelta de la esquina que será difícil de contener por su magnitud». El exalcalde del municipio de Chacao subrayó que el diálogo debe darse bajo el respeto de la Constitución y los derechos humanos, algo que considera que no ha cumplido el Gobierno de Maduro.

Apelación de la sentencia

Precisamente el próximo 20 de junio está prevista la audiencia de Leopoldo López en la Corte de Apelaciones, tras ser admitido a trámite el recurso a su sentencia. Gutiérrez señaló que su defendido espera que finalmente se haga justicia en su caso. La apelación de la sentencia «injusta» fue solicitada el 16 de octubre en 2015 y hasta ahora no han obtenido una respuesta.

El abogado cree que «no es casual» que el 31 de mayo la Corte de Apelaciones decidiera «desempolvar el expediente para dar curso a la audiencia de López». Ese día el secretario general de la OEA, Luis Almagro, invocó la Carta Democrática Interamericana y solicitó convocar una reunión urgente del Consejo Permanente para analizar el caso de Venezuela por «alteraciones del hilo constitucional». El defensor de López aseguró que no se trata de que Maduro haga «una concesión con la reapertura del juicio para indultar al líder opositor», sino que el Poder Judicial decida hacer justicia sin tener en cuenta los intereses políticos.

En su tercer encuentro con la oposición venezolana como mediador, Rodríguez Zapatero se reunió con el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, y los representantes de los partidos que integran la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD), quienes le ratificaron sus cuatro condiciones para que exista un diálogo con el Gobierno.

 

Vía: http://www.abc.es/internacional/abci-venezuela-leopoldo-lopez-zapatero-no-negocio-libertad-revocatorio-201606060300_noticia.html